“Yo creo morir tomados de la mano, morir rezando, morir acariciados, morir con un gesto de ternura puede revertir el sentido de la vida”.

Hace un par de semanas publiqué en El Comercio un artículo que se titulaba “Art Moriendi”, el Arte de Morir. Vivir es muy importante pero, para el ser humano, la muerte es tan importante como la vida. Al final la muerte es la que da razón de la calidad de tu vida, del sentido de tu vida, qué has hecho, qué has amado y a qué te has dedicado.
Hoy para mí hay un riesgo muy grande en este planteamiento del buen vivir y es reducirlo al planteamiento del bienestar. Al final, en vez de ciudadanos y ciudadanas críticas, capaces de comprometernos con la realidad, nos vamos convirtiendo en consumidores.
La muerte deja en evidencia tu vida. ¿Qué es lo que has comido? si solo te has dedicado a engordar, y después que hacer pilates, gimnasia y bailoterapia; pero no es más que entrar en una cadena de consumo. O, realmente la vida que has llevado da razón del sentido de todo lo que tú has amado, has hecho, has luchado.
Desde la perspectiva cristiana, lo que “te juzgará Dios” es de todo lo que has amado; a la gente no le van a preguntar cuántas novenas hizo, le van a preguntar “has amado”. Eso es lo que da calidad a tu vida y a tu muerte.
Nosotros queremos que el Hospital Andino sea también un espacio de calidad, porque hoy la medicina paliativa está muy abandonada, quizá porque no es rentable, quizá porque no es agradable, pero de las cosas más humanas y cristianas es ayudar a morir a la gente con dignidad.
Todos los que hemos trabajado en ambientes hospitalarios, nos damos cuenta de que hoy para mucha gente morir es un drama, porque es sinónimo de una soledad radical. Yo he asistido a mucha gente en hospitales donde la única compañía éramos el monitor, el respirador y mi persona. Yo creo morir tomados de la mano, morir rezando, morir acariciados, morir con un gesto de ternura puede revertir el sentido de la vida.

CategoryEditorial
Tags
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2015 © Copyright - Hospital Andino de Chimborazo

En casos de emergencia        03 2600153