ENTREVISTA ANA PATRICIA CISNEROS, LÍDER DE ENFERMERAS, HOSPITALIZACIÓN, EMERGENCIA, QUIRÓFANO, CONSULTA EXTERNA

 

¿Por qué decidió ser enfermera?

Desde que era pequeña quería ser enfermera. Mi mami me compró una muñeca enfermera. Yo creo que la vocación ya viene en el corazón. Amo mi profesión.

¿Qué es lo que hace que esta profesión sea tan especial para usted?

La enfermera es la madre, la amiga, la psicóloga, es la persona que necesita ese momento el paciente. A parte de darle la medicación y hacerle una curación, también escuchamos sus angustias y problemas.

La enfermera está en constante contacto con el dolor y el sufrimiento; ¿esto les afecta a nivel emocional?

El trato humanitario nunca se pierde entre la enfermera y el paciente. El vínculo es siempre sólido, porque estamos siempre, para todo. El médico viene y deja los tratamientos pero nosotros los aplicamos. Yo personalmente soy muy sensible y estar en contacto con mis pacientes me hace amar más mi profesión.

¿Cómo motiva a su equipo de enfermeras para que brinden una atención cálida y humana?

Es importante entender al paciente, debemos estar ahí para contestar sus inquietudes y satisfacer sus necesidades. Los pacientes siempre piden lo que necesitan. Yo siempre digo a mi equipo que debemos atender al paciente como si fuera un familiar nuestro o nosotros mismos. Debemos tratarlos de la misma forma que quisiéramos ser tratados o que sean tratados nuestros seres queridos.

¿Cómo se siente trabajando en el Hospital Andino?

Es muy diferente la atención que se brinda aquí a la de un hospital público o privado. Nosotros siempre estamos pensando en el bienestar físico y espiritual. Recibimos misa todos los viernes y se pasa la comunión a los pacientes que están encamados. Es muy bonito trabajar aquí.

En el Hospital Andino existe el área de cuidados paliativos, donde las personas pasan sus últimos días de vida. La enfermera está ahí, acompañando un momento tan importante de la existencia humana.

Nosotros vemos cómo se va apagando la lucecita de las personas que entran a cuidados paliativos. Hemos tenido pacientes que han permanecido un año y otros que solo han estado uno o dos días. En ese tiempo se generan momentos íntimos con el paciente y su familia, en donde ponemos en práctica todos los cuidados y el consuelo que necesitan.

¿Nos puede compartir alguna experiencia?

Yo soy muy sensible… en este momento una doctora que trabajaba aquí y era la directora médica, una compañera muy querida por todo el personal, tiene un cáncer terminal. Nosotras (las enfermeras) nos turnamos para atenderla. Es muy duro verle enferma, ver como día a día se le va apagando la lucecita.

¿Qué es ser enfermera para usted?

Es mi vida. Es mi vocación. Si volvería a nacer, las veces que sean, volvería a ser enfermera.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

2015 © Copyright - Hospital Andino de Chimborazo

En casos de emergencia        03 2600153